Synthol ni son

Normalmente no pretendo que el blog se convierta en un lugar de opinión, sino más bien en un lugar de referencia donde me gusta tratar todo desde la imparcialidad y con un punto de vista científico, con argumentos y evidencias. Sin embargo, tras la emisión el viernes del reportaje de Equipo de Investigación titulado “Enfermedad Silenciosa”, no puedo más que expresar ampliamente mi opinión al respecto, así como de los posteriores comentarios generados en Twitter.

En primer lugar, está claro que este tipo de reportaje tiene que crear polémica. En uno o en otro sentido, pero debe provocar una reacción en el espectador. Si no, ¿de qué sirve? Bien, cuando el tema no nos toca directamente lo vemos, opinamos o no y nos vamos a la cama tan tranquilos. Pero, ¿qué ocurre cuando el asunto en cuestión nos atañe en mayor o menor medida? Que depende de cómo se enfoque puede que nos parezca una basura o un premio Pulitzer.

Para mí el reportaje del viernes tuvo aciertos y errores. Pero mayoritariamente aciertos.

¡Madre! ¡Algunos ahora estaréis echando pestes, llamándome de todo y quizás hasta hayáis cerrado ya la página!

El enfoque principal del reportaje, a mi entender, era hacer ver todo lo que hay detrás del uso, abuso y venta de esteroides anabolizantes. Y eso en mi opinión lo consiguió y con creces. Al menos se dejó claro qué tipo de sustancias son, qué efectos pueden acarrear y qué mercado ilegal existe tras ellos. Y, nos guste o no, ese tipo de mercado está relacionado directamente con nuestro santo lugar de ocio y devoción: el gimnasio.

Aquí es donde todos, me incluyo, hemos visto un ataque directo hacia todos aquellos que nos tomamos un poco en serio nuestro entrenamiento y alimentación. En resumen, nuestro estilo de vida.

Sin embargo, en ningún momento se dijo que todos los que van al gimnasio usen sustancias, sino que más bien pudimos ver, o al menos yo, por dónde se movían los reporteros y cuál era el público objetivo de los mismos. Se entrevistaron modelos, gogós y jóvenes que buscan una vía rápida de desarrollo y que piensan que usando esto o aquello crecerán y se podrán muy fuertes sin tener en cuenta todos los riesgos que puede entrañar. Vimos chicos sin madurez que no habían tocado jamás una pesa en condiciones, e incluso, a uno de ellos pinchándose delante de su madre (dejando claro el nivel sociocultural de esa familia). Y todo por tener un cuerpo musculado.

Evidentemente, y cómo no, tenía que aparecer el culturismo. Y, sí, puede que en el culturismo se usen sustancias ilegales y dopantes pero curiosamente en el reportaje no se entrevistó directamente a ningún culturista profesional, sólo a un ex culturista que regentaba un gimnasio. ¿Y que dijo? Nada más que sí, que él los había usado PARA COMPETIR. Hablamos de competición. No lo justifico, pero para mí, no es lo mismo que usar estas sustancias de modo recreativo o simplemente para lucir bien en la playa durante los meses de verano. Ni todos los que vais al gimnasio sois culturistas, ni todos los que se ciclan son culturistas y ni todos los que abogamos por este deporte estamos todo el día hablando de esteroides.

Por otro lado, me gustaría señalar que el uso de estas sustancias también se da en el ciclismo, atletismo, tenis o fútbol pero sin embargo, excepto una pasada rápida por el caso de un joven ciclista acusado de tráfico de anabolizantes, el 95% del reportaje se centró en los gimnasios y en la gente que acude a ellos para ponerse fuerte.

También, cómo no, salió una tienda de suplementación deportiva cosa que puede dar lugar a malos entendidos por parte del espectador que no tiene conocimiento del tema y mete todo en el mismo saco. Pero, ¿nos tiene que importar? ¿Tanto te molesta que te vean tomando una pastilla de aminoácidos o un batido de proteínas? Si es así, tienes mucho todavía que aguantar.

Como antes he dicho, directamente se ha relacionado a la gente que toma suplementación deportiva con la que usa esteroides, con lo que en algún momento pueden cruzarse intereses. Y si esos intereses se añaden a la falta de escrúpulos y a las ganas de ganar dinero, pues algún propietario de tienda de suplementación tendrá un negocio en subterfugio que quizá sea el que más benéfico le reporte. ¿Significa por ello que todos los que entramos en una tienda de suplementación vamos a buscar el chute mágico? No. Eso sería lo mismo que decir que toda la gente que va a Ibiza es drogadicta y se pone hasta arriba de anfetaminas. Puedes ir a Ibiza, te puede gustar la música house y no tomar drogas de ninguna clase.

Otra de las cosas que me chirriaron fue comparar a Arnold con el poco cabal Greg Valentino y mostrar imágenes de uno y otro entremezcladas y además confundiendo el uso de esteroides con el synthol, que es una sustancia muy peligrosa que se usa para incrementar de forma ficticia el tamaño de los músculos. Arnold Schwarzenegger es una leyenda viva del culturismo y el otro no es más que un enfermo con un problema real de percepción corporal (más aún cuando el tema Valentino ya está más pasado que la pana).

Otra fue mencionar las desgraciadas muertes que ha habido en el culturismo (cuando además, estos fallecimientos se debieron mayoritariamente a otras causas finales: deshidratación, colapsos renales, fallos cardíacos debidos al uso en su mayor parte, si de esteroides, pero también de diuréticos, estimulantes,  GH y dios sabe que más) cuando también las ha habido en muchos otros deportes, y no se mencionó nada al respecto.

Para terminar, quizá lo que más me ha chocado es ver comentarios en Twitter sobre el tema. ¿De verdad os habéis visto tan agraviados? Si vosotros sois naturales, lleváis una vida sana y entrenáis, ¿tanto os importa? Lo que tenéis que hacer es defender eso y no quitar mérito a la investigación ni criticar negativamente el reportaje. Sacad conclusiones y aprended de lo que habéis visto.

Más aún, me he encontrado con comentarios en donde se acusaba a alguien de tomar estas sustancias, gravemente y sin argumentos, sin ni siquiera conocerle personalmente. Eso es calumnia, caballeros. Al igual que no se puede desprestigiar y poner en duda los argumentos de una persona (y gran profesional) por las amistades que mantenga en su vida privada con alguien relacionado con el culturismo.

Y pensad que muchos de vosotros sois los que buscáis el suplemento mágico que os potencie la GH, os libere más testosterona y os haga tener unos músculos enormes cuando todos los que leéis esto sabéis lo que hay que hacer es entrenar, nutrirse, descansar y dejar pasar el tiempo.

Al fin y al cabo todos queremos mejorar pero cada uno elige el camino que quiere seguir.

 

 

 

Revisión y corrección : Sonia Úbeda

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s