MITO #1: LO QUE COMES ES MÁS IMPORTANTE QUE LA CANTIDAD DE LO QUE COMES

Comparto con vosotros la primera de 4 entradas del Dr. Rosselló.
Quiero agradecer al Dr. el permitirme usar sus post para las entradas, contestando muy amablemente al mail que le escribí solicitando permiso para ello. No dejéis de seguir su instagram ya que es una fuente de conocimientos.

La verdad es que tu te puedes perder peso comiendo lo que sea! Así de simple. Lo creas o no. A la naturaleza no le importa lo que tu, fulano “experto” o yo creamos. En términos de “pérdida de peso” siempre y cuando estés en déficit calórico, vas a rebajar sin importar lo que comas. No hay evidencia sería alguna que indique que la “comida chatarra” te engordara más que la “comida sana” siempre y cuando posean el mismo número de calorías [1]. No hay evidencias de que consumir BPA, GMO’s, azúcar, fructosa, gluten y leche te haga ganar más grasas y que retrase o impida la pérdida de la misma si estas en un déficit calórico [1], [2], [3], [4]. Esto no significa que la calidad de las comidas (densidad nutricional) no importe. Comer/tomar alimentos nutritivos, ricos en fibra, vitaminas y minerales, te ayudara a mantenerte satisfecho (evitando ansiedad y que comas de más), además de que te mantendrá sano a largo plazo [5], [6]. Aún así, consumir cantidades moderadas de comida chatarra y/o antojitos no afectara tu salud ni tampoco tendrá un impacto en tu pérdida de peso, siempre y cuando, repito, estés en un déficit calórico. Hacer esto más bien te mantendrá psicológicamente sano, equilibrado y en balance, y así no sentirás la necesidad de darte atracones y sentir el posterior sentimiento de culpa y mantenerte en ese círculo vicioso tan dañino.

Recuerda que eres un ser humano, que obedece a sentimientos y emociones y no un robot o computadora programada para sólo comer alimentos mal llamados “limpios.” Nadie que se mantenga en un régimen así se siente bien y vive bien, aunque te hagan creer lo contrario vía redes sociales y/o en persona. Ese estilo de vida es insostenible en el tiempo. Así que no es tu culpa si sientes que no lo puedes llevar ni tampoco es que te falta disciplina y los demás son seres superiores a ti. Ciertos alimentos te hacen sentir más satisfecho/lleno que otros, sobre todo los ricos en fibra, y esto a algunas personas les facilita mantenerse en un déficit calórico. Pero, siempre y cuando estés en ese déficit calórico vas a perder peso. La comida “limpia” (cualquiera que sea su significado) no hará ninguna diferencia en eso. Una pechuga de pollo no es quemadora de grasas, como tampoco lo es el brocoli. Un pedazo de pizza no crea masa de la nada y te engorda sólo por ser pizza. Absolutamente todo lo que comes esta compuesto por carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno (en el caso de este ultimo sólo la proteína) y tu cuerpo vía ribosoma lo sintetiza en glucosa, aminoácidos y ácidos grasos, vengan de donde vengan. Los aminoácidos que se encuentran en una pizza son idénticos a los aminoácidos que se encuentran en un huevo, y así sucesivamente. O sea, la leucina que tiene ese huevo o esa pechuga, mal llamada comida limpia, es idéntica a esa leucina que te comiste de esa pizza. Lo unico que varía es la cantidad y las calorías. Se flexible para que en verdad disfrutes del fitness y de tu vida.

En cuanto a la salud a mediano y largo plazo: hay flacos que no están sanos y viceversa, hay gordos que no están sanos y viceversa, hay musculosos que no están sanos y viceversa. O sea, la composición corporal no siempre tiene que ver con tu estado de salud general, aunque si pueda influir. No siempre lo que se ve externamente refleja el interior. Puedes verte muy sano y estar bastante enfermo. Y no, las causas de la obesidad no es el tipo de alimentos que la humanidad está consumiendo ni las nuevas tecnologías alimentarias, sino que cada vez comemos más y nos movemos menos. Los estudios científicos al respecto demuestran que en promedio consumidos diario 500 calorías más que en el pasado, y por supuesto, la comodidad que nos ha proporcionado la tecnología nos permite movernos cada vez menos. Ahora prendemos el carro hasta para ir a la esquina por una fruta. Control remoto, celular, delivery, ascensores, escaleras eléctricas, etc. He ahí las causas principales de la obesidad, y no dizque el hecho de no “comer limpio” todo el tiempo. Aquí estamos hablando de pérdida de peso y no de como estar lo más sano posible. Y saben que es lo que más me sorprende de estos que le temen a ciertos alimentos y alegan que sólo comen “limpio”? 3 cosas: 1. Mágicamente los fines de semana en sus llamados “cheat” meals o comida “trampa” les pierden el miedo y se atragantan de todo lo que se tenían prohibido en la semana. Sin embargo, no veo que mueran ni se envenen. Será que mágicamente estos alimentos pierden sus efectos dañinos, venenosos y sucios los fines de semana? emoji 2. Usan toda clase de suplementos estimulantes sin siquiera saber que hacen, obviamente procesados y en dosis sin control, pero a eso si que no le temen. 3. Peor aún, son experimentos farmacológicos andantes algunos, que usan toda clase de hormonas y fármacos y se inyectan ellos mismos, pero a esto no le temen, pero a comerse una pizza, un dulce o un pedazo de pastel si? Que ridículo, doble moral e irónico. Espero que haya quedado claro el mensaje.

– [1]  Surwit RS, Feinglos MN, McCaskill CC, et al. Metabolic and behavioral effects of a high-sucrose diet during weight loss. Am J Clin Nutr. 1997;65(4):908–915. Available at: http://ajcn.nutrition.org/content/65/4/908.full.pdf. – [2]  Hengstler JG, Foth H, Gebel T, et al. Critical evaluation of key evidence on the human health hazards of exposure to bisphenol A. Crit Rev Toxicol. 2011;41(4):263–291. doi:10.3109/10408444.2011.558487. – [3] Bizzaro N, Tozzoli R, Villalta D, Fabris M, Tonutti E. Cutting-edge issues in celiac disease and in gluten intolerance. Clin Rev Allergy Immunol. 2012;42(3):279–287. doi:10.1007/s12016-010-8223-1. – [4] Louie JCY, Flood VM, Hector DJ, Rangan AM, Gill TP. Dairy consumption and overweight and obesity: a systematic review of prospective cohort studies. Obes Rev. 2011;12(7):e582–92. doi:10.1111/j.1467-789X.2011.00881.x. – [5]  Rebello CJ, Liu AG, Greenway FL, Dhurandhar NV. Dietary strategies to increase satiety. Adv Food Nutr Res. 2013;69:105–182. doi:10.1016/B978-0-12-410540-9.00003-X. -[6]  Slavin JL, Lloyd B. Health benefits of fruits and vegetables. Adv Nutr. 2012;3(4):506–516. doi:10.3945/an.112.002154.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s