Mundo viejuno (o no tanto)

Os preguntareis el porqué del título. La explicación es sencilla. Voy a hablar de un libro escrito hace ya unos cuantos años, pero que vamos a comparar con la situación actual del fitness y también del culturismo.

El libro del que voy a transcribir unos párrafos se titula “Ciencia y Arte de la Educación Física”. Antes de inclinarme hacia un lado u otro de la balanza, contaros que es un libro que se publicó como 3ªedición en 1952 por el Comandante F. Trapiella.

LIBROTRAPIELLA

Desde que comencé mi carrera en Educación Física en la Escuela Universitaria de Palencia (cuando esta se encontraba en el Camino de la Miranda) siempre me llamó mucho la atención la historia de lo que estaba estudiando. En una de mis visitas a una de las ciudades de España que más me gustan, Toledo, encontré a un señor que vendía libros antiguos de gimnasia militar y, por un módico precio que no recuerdo, me hice con unos cuantos. Hace unos días retomé la lectura de uno de ellos (sinceramente no sé qué estaba buscando o qué pretendía descubrir) y di con unos párrafos que al tiempo de sacarme una sonrisa me hicieron reflexionar sobre lo poco que han cambiado las cosas en ciertos aspectos.

El libro está dividido en tres partes y estas a su vez en capítulos. Me voy a referir a la tercera parte del libro “Procedimiento de mejorar al hombre ” y a su capítulo primero “Medios de que disponemos”, donde, tras una introducción, se embarca en la definición y crítica de “algunos métodos de Educación Física“.

Entre estos “métodos” llamó mi atención especialmente el nombre de uno de ellos: “Escuela Culturista” (¿Culturismo? Esto parece interesante…) y comencé a leer: “Con todos sus análogas, caracterizadas por la adopción de pesos y aparatos para la realización de los diversos ejercicios, debe su creación al Coronel Amorós, emigrado español que fundó su escuela en Francia“. ¡Vaya decepción que se van llevar aquellos que se piensan que el creador del culturismo fue Arnold en Venice Beach!

Sigo leyendo ya que parece que se puede sacar bastante provecho: “Este método implanta, por así decirlo, el culto al músculo, a cuyo especial y único desarrollo van dirigidos sus ejercicios, no acordándose de las grandes funciones orgánicas“. Y sigo pensando, que el culto al cuerpo, olvidando la salud es uno de los actuales problemas hacia donde esta radicando el fitness actual.

Trapiella sigue analizando esta escuela entrando ahora en el análisis del sistema o método de entrenamiento: “La adopción de aparatos complicados la hacen inabordable para muchos individuos, con lo cuál se pierde una gran parte de su práctica. El número de movimientos, se gradúa por una exagerada repetición, 30 y aún más flexiones de brazos; por ejemplo, lo que acarrea la monotonía, no obligando además al sistema nervioso a intervenir por no ser necesaria la atención, ya que el movimiento se ha hecho automático“. Si bien tiene razón en el tema de las repeticiones, ahora sabemos de la importancia e intervención del sistema nervioso en la contracción muscular y evidentemente, si entrenamos de manera seria, debemos prestar toda la atención al movimiento y a la contracción tanto concéntrica como excéntrica. Aún así, a día de hoy seguimos viendo cómo en las salas fitness ciertos personajes realizan series interminables mientras charlan con el amigo, dando la razón al comandante.

Trapiella también hace hincapié en que en esta escuela lo importante parece ser el aparato y no el ejercicio en sí. “No son correctivos sus ejercicios que, por el contrario, acentúan las tendencias naturales, pero si alguna vez tratan de serlo, lo hacen de una forma pasiva casi ortopédica, buscando la corrección no en el trabajo muscular activo que tonificará al sujeto (hago un pequeño inciso para mencionar que aquí ya se hablaba de tonificación), sino en el aparato a ello destinado“.

Sigue hablando de los aparatos y en concreto de uno de ellos al que parecía tener toda la aversión que pudiera reflejarse en las palabras que escribe: el potro , al que denomina “verdadero potro de tormento“. “El trapecio, las anillas y tantos otros aparatos obligan a una serie de ejercicios de verdadero acrobatismo, completamente en contra de los principios fisiológicos, por someter a las articulaciones a movimientos que salen de sus limites anatómicos y a los músculos a trabajos de constante esfuerzo con todas sus fatales consecuencias“. ¿No os recuerda un poco al crossfit actual?

A continuación se centra en una serie de justificaciones orgánicas que tendrían su fundamento en el momento de la escritura del libro, pero que a día de hoy están demostradas que no son ciertas. Cuestiones que, de nuevo, me hacen dudar sobre que lo que actualmente es dogma puede que mañana sea erróneo.

Ahora viene una de las partes que más gracia me ha hecho, y tiene toda la razón del mundo, ya que es una creencia que siguen manteniendo muchos ignorantes que se centran sólo en el entrenamiento del tren superior: “Da esta escuela una importancia exagerada al tronco y brazos cuyos músculos desarrolla de una manera preponderante, no haciéndolo en igual medida con los miembros inferiores, que quedan por ello en desventajosisimas condiciones. Esto obedece a que se desconoce el importantísimo papel que las piernas tienen como regulador del aparato circulatorio. Es la gimnasia de los hombres cruzados de brazos, pues así se nos presentan todos los que a ella se han dedicado; sienten verdadero orgullo en mostrar unos bíceps y unos pectorales terribles, como si toda la Educación Física tuviera como finalidad hipertrofiar esos músculos (…) Defendiendo este método he oído decir que por su carácter, el español prefiere hacer diez flexiones con una pesa en vez de treinta sin ella; esto es un perfecto desconocimiento; no sólo de los fines a perseguir con la Educación Física, sino a los medios empleados para conseguirlos. Los que tal dicen demuestran que lo que tratan de adquirir es un músculo grueso, digno de ser enseñado a los amigos,  claro es que eso lo consiguen con una pesa, pues ya sabemos que el músculo se desarrolla según la clase de trabajo que se le exige; pero con ese desarrollo muscular irracional bien pronto el cerebro es incapaz de mandar sobre esa mas que lo fatiga impidiéndole llenar otras misiones“. Esta última frase es un apoyo completo al enunciado “mucho músculo poco cerebro“, evidentemente sin más argumentación que la propia opinión del escritor.

Para terminar, resumiremos, diciendo que esta Escuela trata de llenar dos de las tres finalidades de la Educación Física: la estética y al mecánica, consiguiéndolo solamente, y esto de una manera muy imperfecta, con la segunda de ellas, pues respecto a la primera no hace sino aumentar sus desequilibrios. En cuanto al aspecto fisiológico, podemos asegurar que está por completo olvidado

Todas estas argumentaciones, aunque muchas de ellas pudieran ser válidas, parecen meras opiniones del autor, dando pie y cabida a gran cantidad de mitos que se han forjado a lo largo de los años del culturismo pero que sin embargo, y por desgracia, muchos practicantes los siguen confirmando con sus comportamientos.

Anuncios

2 comentarios en “Mundo viejuno (o no tanto)

  1. Gracias por compartir, hay cosas que te hacen recapacitar sobre si lo qu haces está de menos o de más. Lo del entrenamiento de gimnasio actual lo aplaudo porque es cierto, yo he trabajado en crossfit un par de meses y la atencion que pones en tus entrenamientos no es la misma ya que al ser diferentes cada día, no tienes lugar al aburrimiento o la monotonía. Ahors que estoy uns semanas de vuelta al gimnasio de al lado de casa por falta de tiempo y sueño (imposible llevar la rutina crosfitera ni perder todo el tiempo que no tengo en transporte publico) me siento un poco perdida, porq realmente lo que me gusta es lo activa y curiosa que me siento en la primera. Un saludo

    Me gusta

    1. Gracias a tí Inma, por dedicar unos minutos a comentar. Si que es cierto que el crossfit es mas entretenido, y que por ese motivo esta llevandose muchos adeptos a su campo. Yo tengo una opinión acerca de ese tipo de trabajo desde el punto de vista del entrenamiento. Pero he de reconocer que en ocasiones cuando lo hago es motivante, y ameno. Además de morirte y tener la sensación de que lo has dado todo. Ir al gimnasio, no ha de ser aburrido, puedes buscar opciones para que te resulte menos aburrido. Se puede entrenar sin morirte bostezando. Pero el estar variando de forma continua no permite una valoración de resultados. Ten presente que entrenar es para mejorar, para ello hay que tener un control. Uno de los principios en el entrenamiento deportivo es el principio de progresión, y si no se valoran las cargas pues no se sabe si se ha progresado. Y si estamos variando ejercicios, entrenos, modos, metodos….semanalmente, pues sí, el entrenamiento es ameno pero poco evaluable ( a mi entender). Los defensores del crossfit seguro que discrepan al respecto, y claro que en el crossfit puro y duro hay repetición de entrenamientos, y valoración de las cargas. Por eso, y ya termino este ladrillo, si hacemos crossfit de verdad podremos evaluar (los movimimientos de fuerza, los olímpicos, la parte de entrenamiento que llaman metabólico, incluso los WOD con nombre propio, si los repetimos veremos que los hacemos en menos tiempo…). Ahora bien, si hacemos un churrocrossfit que es lo que en muchos macrocentros deportivos están haciendo ahora, será na más que un entrenamiento ameno y ya. Muchas gracias de nuevo por comentar y compartir.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s