DIETAS PELIGROSAS – CUANDO CONTAR CALORÍAS SE ESCAPA DE NUESTRO CONTROL

Contar calorías es una manera equivocada de comer; uno se pierde todo el disfrute y la satisfacción por los alimentos. Sin embargo, muchos de nosotros pensamos que mediante la reducción de la ingesta calórica y haciendo caso omiso de los beneficios nutricionales de los alimentos, vamos a estar más saludables. Todos hemos sido culpables alguna vez de comprar una bolsa de cruasanes de bajo contenido de grasa o un zumo sin azúcar; pero ¿alguna vez te has parado a comprobar qué ingredientes adicionales se incluyen en la etiqueta?

Es cierto que si reduces las cantidad de calorías que ingieres esto dará lugar a una pérdida de peso, pero eso no significa que estés más saludable. La obsesión por contar calorías puede descontrolarse y podría conducir al desarrollo de un trastorno alimenticio. Patrones de alimentación incorrectos, incapacidad para disfrutar de la comida y la preocupación por contar la grasa y las calorías son señales que advierten que algo está mal.

Reducir las calorías drásticamente también puede tener un impacto negativo en la salud, tanto a corto como a largo plazo. Esa barrita de arroz inflado y fruta deshidratada probablemente es baja en calorías y grasa, pero no aporta mucho a tu dieta en cuanto a energía, vitaminas o minerales. Todo el mundo, y en particular de las mujeres, deberían olvidarse de las dietas “bajas en calorías” y adoptar un enfoque más equilibrado para alimentarse adecuadamente. Así que dejemos de contar de calorías y echemos un vistazo a cómo podemos disfrutar de una dieta más saludable.

El mito de estar flaco

 Ya en marzo de 2014, el Huffington Post publicó un artículo sobre la ‘felicidad del flaco’ y el mito de que 1200 Kcal era el número ideal de calorías que las mujeres deberían consumir para bajar de peso. Consumir esta baja cantidad de calorías durante demasiado tiempo es peligroso y arriesga a poner al cuerpo en “modo de hambre”, ya que el metabolismo se ralentiza en un intento de conservar la energía. Mantener una dieta baja en calorías durante más tiempo del necesario puede bajar los niveles de azúcar en la sangre, dando lugar a picos de hambre. También puede causar fatiga, mareos, debilidad, estreñimiento y una reducción de la masa ósea. A largo plazo puede conducir a la acumulación de grasa e incluso al desarrollo de una enfermedad de la tiroides. Por no hablar de que uno estará más gruñón, irritable y más propenso a sentimientos como la depresión, ansiedad y/o agotamiento.

Captura de pantalla 2014-11-09 a las 20.35.38

Este mito de las pocas calorías es sin duda un gran problema que afecta a las mujeres en particular. Portadas de revistas como Women’s Health suelen usar titulares tales como “entrenamientos quema-grasas” o “maneras de perder peso rápidamente”. Sin embargo, si cogemos la revista Men’s Health veremos que todo se centra en cosas como ganar fuerza, potencia y en construir músculo.

Menos calorías no es lo mismo que una buena nutrición.

Las dietas de moda

Una mujer necesita alrededor de 2.000 Kcal al día para mantener su peso (los hombres unas 2.500 Kcal). Por supuesto, esto puede variar dependiendo del nivel de actividad y del peso actual de cada uno. Las dietas de moda siempre han sido populares (por ejemplo, dieta de la Piña o la dieta Atkins). Pero que sean populares no quiere decir sean buenas para la salud. De hecho, la British Dietetic Association ya advirtió en contra de dietas como estas en 2011, alegando que no conducen a una pérdida de peso a largo plazo.

Las dietas estrictas y las dietas bajas en calorías pueden hacer que te sientas incapaz de funcionar, por no hablar de que pueden afectar tu salud a largo plazo. El problema es que mediante la reducción de ciertos grupos de alimentos de la dieta, uno puede no estar recibiendo los nutrientes esenciales y vitaminas que su cuerpo necesita.

Captura de pantalla 2014-11-09 a las 20.38.28

 Los snacks: ¿una fuente de calorías innecesaria?

Si te ves en la situación de comerte una barrita de cereales de 100 Kcal, ¡para inmediatamente! Uno puede disfrutar de comer o merendar de forma saludable sin la necesidad de tomar un producto envasado. Las versiones “bajo en azúcar” o “bajo en calorías” normalmente vienen envasadas y con aditivos para mejorar el sabor.

Si nos fijamos en la lista de ingredientes de la típica barrita Special K esto es lo que podemos encontrar: arroz, trigo integral, azúcar, cebada, harina de cebada malteada, cebada de malta aromatizantes, sal, vitamina C, niacina, hierro, vitamina B6, riboflavina (B2), tiamina (B1), ácido fólico, vitamina B12, jarabe de glucosa, trozos de fruta (12% arándanos, jarabe de piña, piña concentrado de jugo), fructosa, azúcar, dextrosa, aceite vegetal, humectante (sorbitol, glicerol), leche desnatada en polvo, leche en polvo de suero de leche, aromatizantes, carbonato de calcio, lactosa (de la leche), emulsionante (lecitina de soja), antioxidante (E320).

Captura de pantalla 2014-11-09 a las 20.40.05

Demasiados ingredientes para una barrita de cereales tan pequeña que es engullida en un visto y no visto. Es cierto que estas barritas son bajas en calorías (esta en concreto tiene solo 89 Kcal con 1 g de grasa). Pero también es verdad que solo aporta 1 gramo de proteína, por lo que es poco probable que tras comernos una, nos encontremos satisfechos hasta la hora de la comida.

Una manera más sana de merendar

 Reducir las calorías o seguir una dieta no significa que tengas que cambiar los alimentos normales por las opciones bajas en calorías. Una rebanada de pan integral con mantequilla de cacahuete y un plátano, o hummus casero con verduras crudas son mucho mejor opción, más saludables y están llenas de nutrientes.

Las opciones más saludables

 Hacer cambios en la dieta y realizar actividad física es la única manera de perder peso de forma saludable; para la mayoría de nosotros, esto significa perder alrededor de medio kilo por semana. Deja las bebidas con gas, las comidas precocinadas y los sándwiches preenvasados y pásate a las cenas caseras.

Se recomiendan unos 30 minutos de actividad al día, así que da igual que los emplees en ir y volver andando al trabajo, que vayas al gimnasio para entrenar a la hora de comer o dar una clase de baile: lo importante es que estarás quemando calorías y manteniéndote activo. Reduce el número de calorías que estás ingiriendo (entre 500 y 600) para bajar de peso a un ritmo saludable e ingiere una buena cantidad de proteínas, alimentos integrales y frutas y verduras. Trata de reducir (o suprimir) el alcohol, que es alto en calorías, y toma un buen desayuno. Un desayuno alto en proteínas te proporciona un montón de energía y las investigaciones demuestran que los que desayunan regularmente son menos propensos a tener sobrepeso.

Obsesionarse con las calorías te hace ningún favor sino que está dañando tu salud y, sin duda, hasta puede resultar molesto para tu familia y amigos. Recuerda, somos lo que comemos, y los alimentos naturales y poco elaborados siempre serán una opción más saludable que los alimentos envasados o preparados.

Fuente: www.expertrain.com

Revisión y traducción:  Sonia Úbeda

Anuncios

3 comentarios en “DIETAS PELIGROSAS – CUANDO CONTAR CALORÍAS SE ESCAPA DE NUESTRO CONTROL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s