¡LOS ANTICONCEPTIVOS ME ENGORDAN!

Introducción

Es difícil analizar esta afirmación desde el punto de vista real sin investigar las causas que pueden llevar a un aumento de la grasa corporal por el uso de anticonceptivos orales o de otro tipo en mujeres. Para ello os cito unos estudios en los que, como se puede observar, las afirmaciones son contrapuestas al contrario de lo que se pueda pensar.

En este estudio se valoró el uso de anticonceptivos durante dos años y se llegó a la conclusión de que el peso corporal y la grasa aumentan significativamente con el uso de medroxiprogesterona de depósito (en inglés, DMPA, un tipo de anticonceptivo inyectable). Cuando se interrumpe el uso de DMPA y se empieza a utilizar una anticoncepción no hormonal, se logra alguna disminución en el peso corporal y la grasa.

En otro estudio se valoró si la inyección anticonceptiva se asocia una mayor ganancia de peso frente a la que pueda causarse utilizando anticonceptivos orales. Los resultados entre grupos de tratamiento diferían ligeramente y no hubo ningún cambio significativo de peso en ninguno de los grupos.

En el estudio, con el objetivo de determinar prospectivamente si el uso de dosis bajas de anticonceptivos orales de estrógeno está asociado con cambios en el peso, la composición corporal o la distribución de grasa, se llegó a la conclusión de que el uso de bajas dosis de anticonceptivos orales (OC) no se asoció con un impacto global sobre el peso, composición corporal, o sobre la distribución de grasa. Sin embargo, cuando el aumento de peso ocurrió durante el uso de los OC, este era debido al aumento en la grasa corporal y no por el volumen de agua en el cuerpo, y no se asoció con cambios en la distribución de la grasa.

En otras ocasiones se responsabiliza al uso de anticonceptivos con un cambio en el metabolismo, lo que de manera indirecta afectaría a la composición corporal y a un aumento de la grasa corporal. Sin embargo en diferentes estudios no se han encontrado evidencias al respecto.

 

 

El caso

Hace unas semanas, en una conversación de trabajo, escuchamos a una compañera afirmar lo mismo que da título a este post: “¡Desde que he empezado a tomar la píldora he engordado 7 kilos!”. Nuestro sensor de alarma saltó al instante. ¿Seguro?

Lo primero que le preguntamos a esta mujer fue si cuidaba su alimentación y si hacía ejercicio físico (sabíamos que no, pero teníamos que entrar en materia de algún modo).

Una vez que empezamos a hablar, se le hizo la propuesta de que a lo largo de 15 días nos enviase todo lo que comía diariamente. Llevar un diario es una de las estrategias que profesional correspondiente puede utilizar para controlar y analizar, y además ayuda a la persona que lo hace a poner conciencia real de lo que ingiere a lo largo del día.

A esta amiga, cuyo nombre es Alejandra, se le preguntó también su edad (37 años), altura (167 cm) y peso (65 kg) por tener unos datos iniciales.

Aceptó de manera entusiasta la propuesta y quedamos a la espera de ir recibiendo los datos. Tras 16 días (al final fue uno más) nos sorprendió su continuidad, disposición y compromiso con la propuesta, ya que en la gran mayoría de las ocasiones la gente abandona y no reporta ¡ni siquiera 3 días!

En este enlace podéis ver el PDF con todas las comidas que hizo durante estos 16 días. Se han marcado principalmente aquellas cosas que llaman la atención para luego poder contabilizarlas (como la cantidad de azúcar añadido o las cantidades de fruta y verdura).

No se ha entrando en analizar el total de calorías ingeridas frente a las gastadas y sí nos hemos centrado en analizar varias cuestiones que entendemos básicas, como el consumo de azúcar libre[i] (las cucharaditas añadidas, así como la que hay en algunos productos como refrescos o cereales azucarados; no se ha entrado en más detalle) y el consumo de verduras y de frutas.

Según la OMS en la Nota informativa sobre la ingesta de azúcares recomendada en la directriz de la OMS para adultos y niños tanto para los adultos como para los niños, el consumo de azúcares libres se debería reducir a menos del 10% de la ingesta calórica total. Una reducción por debajo del 5% de la ingesta calórica total produciría beneficios adicionales para la salud.

De igual manera la OMS recomienda que al menos se ingieran 400 g de frutas y verduras a lo largo del día (las famosas 5 raciones).

Con estas indicaciones y los datos obtenidos del diario llegamos a las siguientes conclusiones:

En los 16 días que se llevó el control se tomaron 11,5 porciones entre fruta y verdura frente a las 80 que se deberían haber ingerido. Es decir, solo se tomó el 14,38% de lo recomendado para una alimentación saludable.

Por otro lado en el periodo de control, se tomaron un total de 361 cucharaditas de azúcar. Si cada cucharadita de azúcar son 5 g nos da un total del 1805 g de azúcar. ¡Casi 2 kilos de azúcar en dos semanas! O sea, un total de 7400 calorías en los 16 días, lo que nos da una media de ¡462,5 calorías diarias solo en azúcar! Lo que supone superar en un 187,50% las recomendaciones de la OMS.

No se han tenido en cuenta los azúcares añadidos en las salsas preparadas o en los embutidos, así que podemos redondear a unas 500 calorías diarias solo del azúcar. En primera instancia no es el contenido calórico lo que convierte al azúcar en el demonio nutricional, sino la rapidez con que ingresa al torrente sanguíneo, aumenta la glucosa y estimula la secreción de insulina.

Aquí se presenta el resumen total (como he dicho sin entrar en pequeños detalles) de lo que salta a la vista en la alimentación de Alejandra:


A todo esto también hay que añadir el trabajo sedentario que tiene nuestra amiga, un trabajo de oficina de 8 horas, y que su estilo de vida es completamente sedentario no cumpliendo el mínimo de ejercicio que recomienda el ACSM; La evidencia científica existente en la actualidad indica que es a partir de 150 min (2’5 h) de actividad aeróbica moderada (entre 3 y 6 Mets de intensidad) a la semana cuando empiezan los efectos beneficiosos para la salud. Los mismos beneficios se consiguen si se realizan al menos 75 min semanales de actividad física aeróbica intensa (más de 6 Mets de intensidad).

En la mayoría de ocasiones nos centramos en el ejercicio y nos olvidamos del NEAT (Non-Exercise Activity Thermogenesis) o sea, la energía gastada por el cuerpo cuando no estamos durmiendo, comiendo o haciendo alguna actividad que implique la ejercitación moderada o intensa. El NEAT puede dar cuenta de tan poco como el 15% del gasto energético en el caso de persona muy sedentaria y hasta un 50% en individuos muy activos (caminan, suben escaleras, no paran quietos en todo el día sin ser ejercicio).

 

Con los datos de Alejandra y utilizando Harris Bennedict obtenemos que su metabolismo basal con la media de las diferentes fórmulas es de 1406 kcal y por su actividad, 1600 kcal.

Analizando los primeros días del diario con la aplicación myfitnesspal y teniendo en cuenta que en muchos de los datos no se conocen las cantidades exactas, las calorías ingeridas fueron:

11/2 -> 1528 kcal

12/2 -> 1550 kcal

13/2 -> 1794 kcal

14/2 -> 1980 kcal

15/2-> 1670 kcal

 

La media de los 5 días fue de 1704 kcal, por tanto esos días tenemos un ligero exceso de 100 kcal diarias, lo que en una semana suman 700 kcal y en un mes, 2800 kcal. De este modo ya solo en un mes obtenemos un ligero incremento de 310 g de depósito graso, o lo que es lo mismo,  aproximadamente  3,720 kilos de grasa extra en un año.

No son exclusivamente las calorías las que nos preocupan sino el completo desorden en las comidas así como un caos en el aporte de macros. Si a esto le añadimos una falta de actividad diaria, lo que menos puede estar contribuyendo a que se suba de peso son los anticonceptivos.

Según The nutrition pyramid de Eric Helms la base es el comportamiento y el estilo de vida para luego pasar a centrarnos en el balance energético y posteriormente en los macronutrientes:

 

El primer paso a dar con Alejandra será el de modificar poco a poco su estilo de vida, con pautas generales en cuanto a su estilo de vida sedentario, para que después se centre en los siguientes escalones de la pirámide con los profesionales de la nutrición correspondientes que son los encargados de esta labor.

 

Agradecimientos

 A Alejandra, por comprometerse y ser honesta.

A Sonia, por recoger y analizar los datos para el control.

 

Fuentes

Berenson AB, Rahman M. “Changes in weight, total fat, percent body fat, and central-to-peripheral fat ratio associated with injectable and oral contraceptive use. Am J Obstet Gynecol 2009;200:329.e1-329.e8.”

Laura L. Moore, Robert Valuck, Clair McDougall, William Fink, “A comparative study of one-year weight gain among users of medroxyprogesterone acetate, levonorgestrel implants, and oral contraceptives . Contraception Volume 52, Issue 4, October 1995, Pages 215-219”

Benjamin E. Reubinoff. Ahuva Grubstein. Dror Meirow. Elliot Berry. Joseph G. Schenker. Amnon Brzezinski. “Effects of low-dose estrogen oral contraceptives on weight, body composition, and fat distribution in young women. Fertility and Sterility Volume 63, Issue 3, March 1995, Pages 516-521”

Do oral contraceptives affect a woman’s metabolism? En examine.com

¿Todos los anticonceptivos engordan? en YODONA – El Mundo.es 

OMS (2015) Nota informativa sobre la ingesta de azúcares recomendada en la directriz de la OMS para adultos y niños. Departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo.

OMS (2015): Alimentación Sana Nota descriptiva Nº 394, Septiembre de 2015

¿Entrenar es suficiente? https://healthypersonaltraining.com/2015/08/23/entrenar-es-suficiente/

Christian von Loeffelholz. “The Role of Non-exercise Activity Thermogenesis in Human Obesity”, June 5, 2014.

James A. Levine, 2007 The “NEAT Defect” in Human Obesity: “The Role of Nonexercise Activity Thermogenesis”, ENDOCRINOLOGY NEWS FROM MAYO CLINIC

Muscleandstrengthpyramids.com


[i] Azúcar Libre: La OMS considera azúcares libres:

  • los azúcares añadidos(refinados o sin refinar) a los alimentos por los fabricantes, los cocineros o los consumidores.
  • los azúcares presentes de forma naturalen la miel, los jarabes  y zumos de fruta.

 

Anuncios

Un comentario en “¡LOS ANTICONCEPTIVOS ME ENGORDAN!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s